La morosidad de las Administraciones asfixia a las empresas.

La morosidad de las Administraciones asfixia a las empresas.

           Los órganos públicos que contratan a empresas para la prestación de servicios diversos nunca se han caracterizado por las buenas condiciones de pago. Sin embargo, la seguridad que transmitían las Administraciones públicas era sinónimo de confianza en el pago de facturas. Nada más lejos de la realidad; durante la crisis económica que estamos sufriendo, muchas pymes y autónomos se han visto abocados al cierre de sus empresas por problemas directos de morosidad e impagos por parte de organismos públicos.

         Así, la Administración ahoga a las empresas al no pagar en los plazos previstos a sus proveedores. El problema fundamental de impagos y cobro de facturas tardío se presenta en los ayuntamientos y en las comunidades autónomas; el 40% de los afectados tardan más de medio año en cobrar sus facturas.

          Por lo que contar con un profesional departamento externo de recobros puede agilizar las gestiones de cobro, convirtiendo esa deuda en activos de vital importancia para la empresa.

Deja una respuesta